O turismo de compras vem sendo cada vez mais procurado pelos brasileiros

O crescimento econômico do Brasil nos últimos 10 anos inseriu o país no turismo de compras, uma modalidade de turismo que se fortalece cada vez mais.

Muitos consumidores se valem da possibilidade de comprar produtos de qualidade internacional por preços muito inferiores aos praticados no país para planejar suas viagens. Mesmo que o motivo da viagem não seja especificamente fazer compras, é muito difícil resistir a algumas lembranças, principalmente com preços tão atrativos.

Os locais mais procurados para o turismo de compras ou turismo de consumo, como também é conhecido, são aqueles cujos produtos são reconhecidos pelos melhores preços e qualidade.

Entre os destinos mais procurados pelos brasileiros para compras no exterior, estão o Chile, Paraguay e o Uruguay.

Outros destinos como Tailândia e Indonésia, na Ásia, vendem equipamentos fotográficos e produtos eletrônicos com preços comparáveis aos dos EUA.

E por falar em Estados Unidos, o destino campeão de preferência dos brasileiros em termos de turismo de compras é Miami.

Sobre esse assunto, a Notimex, agência de notícias do México, produziu uma uma reportagem na qual citou a Eagle Tours de Miami, empresa especializada em turismo receptivo e turismo de compras para brasileiros em Miami.

Segundo Heriberto Araujo, correspondente da agência mexicana no Brasil, a matéria foi republicada por vários veículso no Mexico e Estados Unidos. Confira abaixo a reportagem (em espanhol) :

Brasileños se lanzan al desenfrenado turismo de compras
Por Heriberto Araújo. Corresponsal.

Sao Paulo, 5 Ago. (Notimex).- Alentados por el crecimiento económico y la apreciación de la moneda local, cada vez más brasileños viajan a Estados Unidos y Europa con el objetivo de comprar masivamente teléfonos celulares, ropas de marca e incluso productos para bebé, cuyo coste en Brasil es mucho mayor por los altos impuestos y los aranceles.

Los datos del Banco Central indican que ni siquiera la Copa del Mundo –que atrajo a 600 mil viajeros foráneos el mes que duró el evento- logró revertir la balanza de gastos de los viajeros internacionales, que desde marzo de 2005 no cesa de registrar una masiva salida de divisas por medio de los dólares y euros gastados por los brasileños que viajan.

Si las autoridades se congratulan de que en junio se estableciera un nuevo récord de gasto de turistas extranjeros en el país, con casi 800 millones de dólares, la cifra quedó eclipsada por los más de dos mil millones de dólares desembolsados por los brasileños en sus salidas al exterior.

“Buena parte de los turistas brasileños consideran la compras como un factor muy importante a la hora de elegir destino”, explica a Notimex Adriano Gomes, director de productos internacionales y operaciones del touroperador brasileño CVC, que organiza paquetes de viaje a Cancún, Miami, Orlando y Europa.

“Las familias suelen organizarse de la siguiente forma: dedican unos días a visitar parques de atracciones en Estados Unidos y luego se reservan tres o cuatro días solo para comprar en ‘outlets’ y centros comerciales de Miami o Orlando”, agrega la fuente, entrevistada en Sao Paulo.

CVC tuvo que adaptarse a las necesidades de su clientes y “ofrecer vehículos más grandes y guías que llevan a los turistas a los principales centros comerciales”, según Gomes, que indica que México no es percibido como un lugar de compras, sino “un país donde encontrar playa, entretenimiento y gastronomía”.

La brasileña Thais Lima, fundadora y directora de la agencia Eagle Tours & Tranportation, con sede en Miami, confirma que las compras “es una parte fundamental” del viaje de los brasileños a la capital de Florida.

“El consumo y el nivel de compras es absolutamente absurdo. Nosotros transportamos a la gente en furgonetas con capacidad para 15 personas y a veces copan todo el espacio apenas tres parejas, porque llevan decenas de bolsas de productos electrónicos, ropa, relojes, maquillaje y todo tipo de bienes”, indica, entrevistada por teléfono desde Miami.

Ese gasto –que fácilmente asciende a varios miles de dólares por persona- se efectúa fundamentalmente en efectivo, sobre todo después de que las autoridades brasileñas impusieran un inaudito impuesto a las transacciones realizadas con tarjetas de crédito, débito y cheques de viaje en el exterior del 6.38 por ciento, con el objetivo de tratar –sin éxito- de frenar la salida de divisas.

“He visto familias con hasta 120 mil dólares en efectivo para gastos y compras”, explica Lima, que reconoce que “algunos clientes vienen de compras para revender los productos en Brasil y han hecho de ello su modo de vida”.

Florida es el principal destino turístico para los brasileños que viajan a Estados Unidos, y los datos oficiales indican que cada turista gasta de media unos cinco mil dólares por visita, el doble de lo que desembolsa un francés o un inglés.

La Organización Mundial del Turismo (OMT) sitúa a Brasil como el duodécimo país del mundo en el ránking de gasto por turista internacional, y en 2012 la media por persona y viaje fue de mil 755 dólares.

Este turismo de consumo resulta debidamente reflejado en las cifras, que alcanzan un volumen extraordinariamente alto: entre junio de 2013 y 2014 los brasileños gastaron 27 mil 288 millones de dólares en el exterior, mientras los extranjeros en Brasil desembolsaron algo más de siete mil 300 millones de dólares, según datos del Banco Central facilitados a Notimex.

“El aumento del gasto en los viajes internacionales refleja el aumento de la renda y la disminución de la desigualdad social en el país, así como el proceso de internacionalización de las empresas nacionales”, asegura en entrevista el Banco Central, a través de su gabinete de comunicación, que admite no tener datos acerca del impacto en la recaudación fiscal de este frenesí por comprar en el exterior.

Brasil creció una media del 3.8 por ciento anual entre 2004 y 2012, según datos del Banco Mundial, lo que provocó la creación de una nueva clase media que, por primera vez, puede permitirse viajar al extranjero.

Celulares y tabletas de la marca Apple, ropa deportiva y de marcas internacionales, maquillaje, productos para bebé y todo tipo de componentes electrónicos tienen en Brasil precios exorbitantes que, en ocasiones, duplican o triplican el costo fuera de las fronteras.

Ello se debe a los aranceles aplicados a los productos que llegan acabados –una medida destinada a promover que los productores instalen ensambladoras-, pero también a la alta carga impositiva a algunos productos.

Esta situación provocó que muchas personas hayan visto en el contrabando –enmascarado en compras personales- una forma de vida, pues productos como iPhones o iPads son fáciles de vender en tiendas virtuales de ciudades como Río de Janeiro, Sao Paulo o Recife por precios que aseguran beneficios de cientos de dólares por transacción.

Un ejemplo de ello fueron dos asistentes de vuelo estadounidenses arrestados en agosto de 2013 cuando, procedentes de un vuelo desde Miami, intentaban entrar en Brasil 14 teléfonos celulares inteligentes, videojuegos, relojes y computadoras, con el objetivo de revenderlos.

NTX/HA

Please rate this

0 respostas

Deixe uma resposta

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *